Daños del abuso sexual infantil: rabia

Vannia

29/04/2022

Daños del abuso sexual infantil: rabia

Hoy te invito a que hablemos sobre la Rabia como una secuela  que nos daña y condiciona la vida.

En nuestra educación nos ha enseñado a ser simpáticxs, amorosxs, comprensivxs o dóciles, cualidades que son “aceptables”⁣ a los ojos de los demás.⁣

Nos han enseñado que expresar el enojo o la rabia no está bien, que es de mala educación, hacerlo frente a los demás

En el caso de una persona que ha sufrido ASI, la rabia es una emoción silenciada, reprimida, que funciona en piloto automático, de manera inconsciente y que agrava aún más el daño.⁣⁣

Daños del abuso sexual infantil: rabia

La rabia es una reacción provocada por una frustración de algo que deseamos y no hemos podido lograr.

¿Cuántas veces has tenido que reprimir tus ganas de llorar, de gritar, de sentir o hablar de tu dolor?

La rabia es una emoción que se escabulle a través de las palabras, los gritos, los golpes. Sin darte cuenta, esta emoción se apodera de ti y sale de manera desenfrenada, llevándose todo por delante y cuando tomas consciencia de ella, ya es demasiado tarde para frenarla. El daño ya está hecho y no solo me refiero al daño que causa a otros, sino también al propio daño que esta secuela/emoción genera en ti. ⁣

La rabia, que no se ha podido expresar, es una emoción que se queda reprimida dentro de ti y que se transforma en culpa y vergüenza.

Porque después de vivir episodios donde explota la rabia, te sientes culpable de la mala gestión y avergonzada por tu forma de «violenta» de actuar y por el daño que has causado a otrxs.

Daño que te deja un mensaje interno de que “nunca vas a cambiar” y es así como terminas asumiendo que eres conflictiva y violenta.⁣⁣

Daños del abuso sexual infantil: rabia

La rabia reprimida un tóxico que perjudica la tranquilidad y te mantiene en un estado contante de alerta.

Si sientes que esta secuela está condicionando tu vida, es importante  que tengas en cuenta que se necesita de un trabajo terapéutico para poder transformar en esta emoción. Necesitas permitirte expresar toda la carga de la rabia que estás arrastrando, en un ambiente seguro para ti. Respetuoso y sensible al trauma que has vivido.

Acciones que te pueden ayudar a gestionar la rabia.

  • Acepta que la sientes.
  • Escribe sobre ella.
  • Identifica hacía que o quién estás sintiendo esa emoción.
  • Haz ejercicio.
  • Busca con quien hablar.

Te recomiendo que leas, ¿hacia dónde diriges tu rabia?

Donde te comparto un ejercicio para que puedas comenzar a trabajar en cambiar esta secuela y otras cosas que te ayudarán en la gestión de esta emoción. 

Recuerda que esta es una secuela bastante común en quienes hemos sufrido ASI. Yes una emoción que necesita ser integrada para que puedas transformarla.

Sí, aunque ahora pienses que no puedes cambiarla, sí es posible transformar esto que tanto te daña. 

Daños del abuso sexual infantil: rabia

Daños del abuso sexual infantil: Rabia

Resumiendo bella.

La rabia es una  secuela de los ASI, que es muy difícil de gestionar, ya que funciona de manera automática y el daño que causa sigue intensificando el sentimiento de no merecimiento.

Recuerda  que junto a un trabajo terapéutico puedes transformar esta emoción

No te juzgues cuando la rabia se presenta, anticípate a ella y empieza a identificarla, investiga sobre esta secuela y el trauma de los ASI. Busca ayuda terapéutica.

Si sufriste abusos sexuales en tu infancia, es muy importante que puedas identificar cuáles son las secuelas que este trauma ha dejado en tu vida. 

Reconocer cuáles son y darles nombre te ayudará a trabajar en ellas con tal de trasformarlas.

Recuerda que estoy a tu servicio con mi acompañamiento individual donde te ofrezco un espacio seguro y sensible al trauma que has vivido.

Mira aquí cuáles son mis maneras de acompañarte en este proceso o reserva un encuentro para saber si son mis servicios lo que estás necesitando para sanar.

Reservar una reunión de valoración

Nos abrazo.

Nos honro.

Vannia

Contenido relacionado

Categorías: Medicina | Rabia | Sanación | Secuelas

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.