El Abuso sexual Infantil y los Flashbacks.

El abuso sexual infantil y los flashbacks son dos conceptos desafortunadamente entrelazados.

El abuso sexual infantil deja una serie de cicatrices emocionales y psicológicas. Uno de los fenómenos más comunes que experimentamos quienes hemos sobrevivido al abuso sexual en la infancia son los flashbacks.

Abuso Sexual Infantil: Una Herida Profunda

Un flashback es una reactivación repentina y a menudo vívida de un recuerdo traumático. Se manifiesta de forma tal que puede sentirse como si se estuviera reviviendo el trauma pasado en tiempo real, con todas las emociones asociadas y a menudo incluso con respuestas físicas, tales como un aumento del ritmo cardíaco o dificultades para respirar. Estos recuerdos pueden ser desencadenados por múltiples factores físicos y emocionales, e incluso situaciones cotidianas que pueden parecer inocuas, pero que recuerdan de alguna forma el trauma original (como un olor, un ruido o una conversación).

Este fenómeno se produce debido al modo en que nuestro cerebro gestiona el trauma. Cuando ocurren sucesos traumatizantes, y especialmente en una edad tan temprana, como en el caso del abuso sexual infantil, nuestro cerebro intenta protegernos y procesa estos eventos de manera distinta a la demás información. La intersección del abuso sexual infantil y los flashbacks se presenta aquí.  En lugar de almacenar estos recuerdos traumáticos de la misma forma almacenamos los recuerdos normales, estos quedan “anclados” a una parte clave de nuestro cerebro llamada SISTEMA LÍMBICO, que es la zona encargada de gestionar nuestras emociones.

Debido a esta forma particular de procesamiento y almacenamiento, quienes hemos sufrido este tipo de abusos podemos experimentar flashbacks con una intensidad abrumadora. Es como si el cerebro se situase en el momento original de la agresión y reviviese la experiencia con todo su devastador detalle. Generando la misma angustia y el terror que sentimos originalmente.

Caminando hacia la Sanación: Afrontar y Superar los Flashbacks

Los flashbacks pueden ser una parte devastadora de la experiencia del trauma y del estrés post-traumático. Pero es crucial recordar que también son parte del proceso natural de sanación y resiliencia tras el abuso sexual infantil y los flashbacks. A través de la terapia y con el apoyo adecuado, es posible aprender a manejar los flashbacks y reducir su impacto en la vida diaria.

El Abuso sexual Infantil y los Flashbacks.
Imagen: Pinterest

Aquí expongo algunos posibles impactos:

  • Angustia psicológica: Los flashbacks pueden ser extremadamente angustiantes y causar síntomas como ansiedad, miedo y depresión.
  • Desconexión o disociación: Algunas personas pueden sentir una desconexión con el mundo que les rodea durante un flashback, o incluso pueden sentirse desconectados de su propio cuerpo. Esta es una forma que tiene el cerebro de protegerse del trauma.
  • Cambios físicos: Durante un flashback, una persona puede experimentar cambios físicos como aumento del ritmo cardíaco, rápido aumento de la presión arterial, y respuestas de “lucha o huida” activadas por el sistema nervioso autónomo (SNA).
  • Cambios comportamentales: Algunas personas pueden comenzar a evitar ciertas situaciones o contextos que crean que puedan desencadenar un flashback. Esto puede afectar la vida diaria y el bienestar.
  • Trastorno de estrés postraumático (TEPT): Los flashbacks recurrentes son uno de los síntomas Hallmark de este desorden mental, y pueden interrumpir significativamente la vida cotidiana y el funcionamiento de la persona.

Que son los flashbacks
Imagen: Pinterest

Bien sabemos que los flashbacks pueden ser provocados por diversas situaciones, estímulos sensoriales o emociones relacionadas con el trauma original. Sin embargo, es fundamental comprender que estos desencadenantes pueden variar enormemente de una persona a otra.

  • Situaciones similares al trauma: un lugar, persona, o situación que tiene alguna similitud con el trauma original puede desencadenar un flashback.
  • Estímulos sensoriales: olores, sonidos, texturas, sabores, o colores que estuvieron presentes durante el trauma pueden provocar un flashback.
  • Emociones intensas: si las emociones actuales son similares a las que se sintieron durante el trauma, pueden desencadenar un flashback.
  • Fechas específicas: memoria aniversario, las fechas o períodos de tiempo que coinciden con el trauma también pueden desencadenar flashbacks.
  • Conversaciones e Interacciones Sociales: La simple acción de hablar sobre la experiencia traumática o escuchar a otras personas compartir situaciones similares puede convertirse en un desencadenante para los flashbacks. Esto puede suceder en una gama de circunstancias: durante una sesión terapéutica, en una conversación social o incluso cuando se consumen noticias o entretenimiento donde se relatan situaciones comparables.

Después de explorar los diferentes desencadenantes de los flashbacks, es evidentemente claro que navegar y gestionar estas reacciones suele requerir apoyo profesional. Tratar los flashbacks y sus consecuencias asociadas, en particular en el contexto del ASI, involucra predominantemente la ayuda terapéutica.

Flashback después del abuso sexual
Imagen: Pinterest

Comprendiendo lo abrumador que pueden llegar a ser los flashbacks, quiero compartir algunas de las estrategias que a mí me resultaban útiles cuando transitaba estos momentos tan abrumadores y que son las que recomiendo a mis clientas.

Sin embargo, quiero enfatizar que estos consejos no son un sustituto de la intervención y el acompañamiento terapéutico. Son complementarios y brindan algo de alivio mientras se busca o se recibe ayuda profesional.
  • Técnicas de respiración: Aprender y practicar técnicas de respiración específicas puede ayudar a calmar el sistema nervioso durante un flashback. La respiración profunda y lenta es una táctica que suele ser eficaz.
  • Consciencia corporal: Centrarse en las sensaciones físicas actuales, como qué se siente al tocar una silla o ver un objeto específico, puede ayudar a volver al presente.
  • Remarcar la orientación a la realidad: Es útil recordarte a ti mismo dónde estás realmente y que el trauma pertenece al pasado. Puede ayudar pronunciar en voz alta la fecha actual, tu nombre y dónde te encuentras para reforzar el hecho de que estás aquí y ahora, no en el momento del trauma.
  • Utilizar anclajes: Estos son objetos, personas, animales o lugares que te ayudan a sentirte enraizado en el presente. En momentos de flashbacks pueden ser referencias que te hagan sentir seguro y conectado con la realidad actual.
  • Hablar con una persona de confianza: Si lo consideras apropiado, se recomienda hablar con alguien de confianza al respecto de lo que estás experimentando, un amigo, familiar, o terapeuta puede brindarte el apoyo necesario en dichos momentos.

Es vital recordar que vivir con flashbacks es una experiencia normal y esperada tras sobrevivir al abuso sexual infantil. Son simplemente las huellas de las heridas pasadas que siguen haciendo eco en nuestro presente. Hemos aprendido a luchar y estamos aprendiendo a sanar y aceptar esto es un gran paso para la transformación de nuestra historia.

Si tú eres una superviviente de ASI, recuerda que no estás sola y no debes enfrentarte a estos retos en soledad.

Como terapeuta con experiencia en procesos de sanación de estas heridas. Estoy aquí para ayudarte con la metodología que he creado basada en la sensibilidad, respeto y compresión que el trauma necesita.

Buscar ayuda profesional es un paso valioso y esencial en el camino hacia la sanación.

No dudes en ponerse en contacto conmigo cuando te sientas lista para iniciar tu proceso.

Gracias por leerme.

Con cariño, Vannia.

Contenido relacionado

 

 

Culpa: secuela del abuso sexual.

Culpa: secuela del abuso sexual.

La Culpa es una secuela del abuso sexual común y debilitante que afecta a numerosas víctimas. Es un fenómeno complejo y multifacético que puede ser influenciado por una variedad de factores psicológicos, sociales y culturales.

leer más
Sanar con Compasión

Sanar con Compasión

Sanar con compasión es una facultad humana profunda que permite conectar, comprender y aliviar el sufrimiento. En el contexto de la recuperación de abusos sexuales, la compasión puede ser el faro necesario para iluminar el camino hacia la sanación

leer más

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *